BRAVA%20LOGO%20OFICIAL_edited.png

Científica mexicana lidera investigación mundial que encontró debilidad del coronavirus

Mónica Olvera de la Cruz estudió las limitaciones infecciosas del virus SARS-CoV-2

Viernes 21 de Agosto de 2020 9:13 AM

Por Agencia Reforma

  • Facebook
  • Twitter
  • YouTube
  • Instagram

En la Universidad Northwestern, en Estados Unidos, la científica mexicana Mónica Olvera de la Cruz lidera una investigación que busca limitar la capacidad infecciosa del SARS-CoV-2.

Olvera de la Cruz es egresada de la licenciatura y del doctorado en Física por la Universidad Nacional Autónoma de México y la Universidad de Cambridge, en Reino Unido, respectivamente.

Actualmente, es profesora de Ciencia de Materiales e Ingeniería en la Escuela de Ingeniería McCormick de la Universidad Northwestern y miembro del Instituto de Chemistry of Life Processes en la misma casa de estudios.

De acuerdo con un boletín de la institución educativa, el equipo de Olvera descubrió una debilidad en la proteína Spike del virus, partícula responsable de permitir la adhesión a las células del huésped y su consecuente multiplicación.

En dicha biomolécula existe un sitio con carga positiva que facilita la unión entre la proteína y los receptores humanos, cuya carga es negativa.

A partir de este descubrimiento, los investigadores diseñaron una molécula con carga negativa que, al unirse al virus, impediría infectar células humanas.

"Nuestro trabajo indica que bloquear este sitio puede actuar como un tratamiento profiláctico viable que disminuya la capacidad del virus para infectar a las humanos", señaló Olvera.

Tras el hallazgo, los científicos planean colaborar con químicos y farmacólogos de la universidad estadounidense con el fin de construir un fármaco capaz de unirse a la proteína Spike.

Titulada "Enhanced binding of SARS-CoV-2 spike protein to receptor by distal polybasic cleavage sites", esta investigación fue publicada en la revista de la Sociedad Americana de Química (ACS, por sus siglas en inglés) ACS Nano.

El estudio contó con el respaldo del Departamento de Energía de EU bajo el número DE-FG02-08ER46539, la Fundación Sherman Fairchild y el Centro de Computación y Teoría de Materiales Blandos de la Universidad Northwestern.

CORTE TROPICAL 2017.JPG