BRAVA%20LOGO%20OFICIAL_edited.png

TEXAS

Alberto Ayala-Guerrero, de 55 años, es buscado por la División de Homicidios del Departamento de Policía de Houston

Mató a balazos a su cuñada Yenisleydi Domínguez, madre de familia de dos hijos, en medio de una disputa familiar.

Lunes 27 de Julio de 2020 9:50 AM

Por Redacción

  • Facebook
  • Twitter
  • YouTube
  • Instagram

La tragedia comenzó el lunes 13 de julio del 2020 a las 6:00 de la madrugada en el complejo de departamentos Biscayne at Cityview Apartments, en 17030 Imperial Valley Drive en Greenspoint, según detallan los documentos del caso ante el juez George Powell en la Corte Criminal 351 de Distrito en el Condado de Harris, en Texas.

A esa hora una mujer llamada D.R.C., su nombre no se revelará para evitar represalias, se aprestaba para salir a al aeropuerto

La mujer estaba afuera del departamento aguardando a que saliera su  hermana para acompañarla. De repente vio llegar a su exesposo Alberto Ayala-Guerrero. Entonces, toda la tragedia sucedió en segundos después.

Por unos días D.R.C. se estaba quedando con sus familiares por unos días.

De repente, por razones que no están claras, Ayala-Guerrero llegó a la casa furioso con un arma que llevaba en la mano y se la puso a su exesposa en la cabeza

La mujer se congeló presa del pánico esperando que su exmarido, a quien conocía por su carácter volátil, la matara a balazos. El hombre tenía una orden de alejamiento en su contra precisamente para que no se acercara a su expareja debido a su violencia.

Entonces Yenisleydi Domínguez, cuñada de Ayala-Guerrero, salió corriendo también de su casa al escuchar la conmoción y aterrada atestiguó cómo su hermana era amenazada por el hombre que le apuntaba con el arma.

Domínguez entró corriendo de regreso a su casa para alertar a su esposo, quien estaba en la cocina preparando el desayuno familiar antes de salir a trabajar, a quien le dijo a gritos para que le ayudara a defender a su hermana.

El hombre, a quien se identificará en esta historia como M.R.C. para evitar represalias, escuchó lo que sucedía y al ver que su esposa corría adentro de la casa la cuestionó sobre qué sucedía al verla completamente aterrada.

Su esposa no alcanzó a responderle pues tras ella ya venía corriendo su concuño Ayala-Guerrero furioso, gritando, con la pistola en la mano.

Un segundo le bastó a M.R.C. a ver lo que sucedía e interponerse entre su esposa y su concuño

Los dos hombres comenzaron a forcejear mientras Yenisleydi Domínguez se guarecía detrás del cuerpo de su esposo que se aprestó a defenderla.

Entonces en medio del jaleo Ayala-Guerrero estiró el brazo con el que llevaba el arma y le soltó un par de disparos en el rostro a Yenisleydi Domínguez quien cayó herida de muerte ahí mismo. Mientras tanto su exesposa D.R.C. observaba toda la escena llena de estupor.

Cuando Domínguez cayó herida se desató un caos en la casa. Ayala-Guerrero aprovechó el momento para salir corriendo y escapar en un camión de remolque marca Kenworth en color blanco y sin placas.

Mientras tanto en el departamento D.R.C. y M.R.C. llaman al número de emergencias del HPD para pedir asistencia para Yenisleydi Domínguez quien se desangraba profusamente por el rostro

En la investigación de la División de Homicidios del HPD se detalla que los dos hijos de la víctima, de 11 y 13 años, no estaban en la casa ya que desde que la mujer llegó a Houston hace cuatro años los chico seguían en Cuba esperando para reunirse con su madre en Estados Unidos.

Cuando los primeros patrulleros del HPD llegaron al lugar del crimen, y pidieron la presencia de los paramédicos del Departamento de Bomberos de Houston (HFD, por sus siglas en inglés) quienes ya no pudieron hacer nada para ayudar a Domínguez y se le declaró muerta en el lugar.

Durante el interrogatorio, por separado, a D.R.C. y M.R.C. ambos coincidieron en la narración de los hechos e identificaron a Alberto Ayala-Guerrero como el presunto resp0nsable de haber matado a la madre de familia.

En la investigación del crimen los agentes de la División de Homicidios descubrieron que Ayala-Guerrero dejó estacionado en el complejo de departamentos su auto y, desde que sucedieron los hechos, no ha vuelto a recogerlo. Por eso saben que se mueve en el camión de volteo, también de su propiedad por lo que es más fácil identificarlo.

De acuerdo a la orden de arresto en contra de Ayala-Guerrero el hombre mide 5 pies 6 pulgadas, de complexión media, con 170 libras de peso, ojos cafés y tez clara. El hombre, aunque ya es ciudadano estadounidense, es un inmigrante de Cuba.

Ahora la División de Homicidios del HPD, en conjunto con la organización sin fines de lucro Crime Stoppers de Houston, ofrece necesita la ayuda de la comunidad hispana para dar con Ayala-Guerrero llamando al 713.308.3600 o al 713.222.8477.

Hay una recompensa de hasta 5,000 dólares a quien ofrezca la pista fidedigna que lleve a dar con el parado del hombre que presuntamente mató a su cuñada.

SMARTOUCH.jpg