BRAVA%20LOGO%20OFICIAL_edited.png

Sin muertos ni heridos en ciudad nicaragüense azotada por Eta

las fuertes lluvias lanzadas por las bandas de la tormenta de categoría 4 ya estaban provocando el desbordamiento de los ríos de toda América Central

Martes 03 de Noviembre de 2020 9:43 AM

Por AP

  • Facebook
  • Twitter
  • YouTube
  • Instagram

Managua, Nicaragua.- El huracán Eta se acercó el martes a la costa caribeña de Nicaragua con vientos potencialmente devastadores que golpearon a la ciudad de Bilwi, donde según las autoridades no se reportan hasta ahora personas fallecidas o heridas.

Mientras, las fuertes lluvias lanzadas por las bandas de la tormenta de categoría 4 ya estaban provocando el desbordamiento de los ríos de toda América Central.

El huracán tenía vientos sostenidos de 230 kilómetros por hora (145 millas por hora) y el Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos indicó que era probable que mantuviera esa fuerza hasta que tocara tierra. Alrededor de las 1200 GMT se ubicaba a unos 45 kilómetros al sudeste de Puerto Cabezas, moviéndose de oeste a sudoeste a unos 6 kph (4 mph). 

Los vientos huracanados comenzaron a soplar sobre Bilwi, donde desprendieron algunos techos de frágiles viviendas y arrancaron árboles y cables de electricidad que cayeron sobre algunas calles de la localidad, lo que provocó cortes de energía en la ciudad.

El director del estatal Sistema de Atención y Prevención de Desastres (Sinpred), Guillermo González, declaró en una entrevista con el oficialista Canal 4 de televisión que hasta el momento no se han reportado muertos ni heridos en Bilwi, una ciudad de unos 60.000 habitantes.

González dijo que unas 20.000 personas fueron evacuadas y puestas a resguardo en sitios seguros -casas particulares, iglesias, escuelas- antes del inicio de las lluvias. El hospital regional de Bilwi también fue desalojado y sus ocupantes trasladados al edificio de un instituto tecnológico.

Aunque González elogió “toda la articulación lograda para preservar vidas” advirtió que “el peligro no ha terminado” porque en las próximas 36 horas el huracán se desplazará sobre las montañas del norte de Nicaragua. Ahí podría afectar con lluvias muchas comunidades rurales en las provincias de Jinotega, Nueva Segovia y Chinandega, donde se mantiene el estado de alerta.

“Fue una noche intensa para toda la población de Bilwi, de Waspam (en la frontera con Honduras) y de las comunidades del litoral norte”, dijo por su parte Yamil Zapata, representante del gobernante Frente Sandinista en Bilwi, donde el servicio eléctrico seguía interrumpido.

“Desde las 11 de la noche empezamos a recibir los embates del huracán, con vientos intensos y ráfagas impresionantes. Ahora seguimos recibiendo viento y lluvia pero han amainado bastante”, agregó Zapata a la misma televisora.

Zapata confirmó que en Bilwi sólo se registraron “daños menores en viviendas, árboles y cables eléctricos, pero falta ver cuál es la situación en las zonas rurales”, donde todavía no han entrado las brigadas del gobierno.

Agregó que durante la evacuación del hospital regional una señora dio a luz en el traslado y que el bebé nació sin complicaciones.

En Honduras las autoridades también evacuaron a los habitantes de las islas exteriores y zonas bajas. 

El ejército de Nicaragua movilizó tropas especializadas en búsqueda y rescate a Bilwi.

En un refugio en Bilwi, el campesino Pedro Down esperaba el lunes por la noche la llegada de Eta. “Cuando viene puede arrancar todo el zinc y destruir la casa, entonces uno tiene que buscar... más seguridad”, dijo, acunando un bebé en sus brazos. “Por eso vengo aquí, para salvar la vida.”

En una aparición en televisión el lunes, la vicepresidenta y primera dama de Nicaragua, Rosario Murillo, rezó para pedir a Dios que proteja al país y afirmó que Nicaragua aplicaría las lecciones aprendidas en otras tormentas. “Cuántos huracanes nos han llegado y hemos salido adelante gracias a Dios”, agregó.

Se espera que la tormenta pase la semana recorriendo América Central y descargando grandes cantidades de agua.

El centro y norte de Nicaragua, así como buena parte de Honduras, podrían recibir entre 380 y 635 milímetros (de 15 a 25 pulgadas) de lluvia, que podrían llegar a 890 milímetros (35 pulgadas) en algunos puntos. También se esperan aguaceros en el este de Guatemala, el sur de Belice y Jamaica, según los meteorólogos.

La marejada ciclónica podría llevar el agua tierra adentro 4,5 metros (15 pies) más allá de las mareas normales en la costa de Nicaragua, según los expertos.

La cantidad de lluvia provocó comparaciones con el huracán Mitch de 1998, uno de los más mortales de la historia. Un reporte de archivo del Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos estima que Mitch provocó la muerte de más de 9.000 personas.

Eta triplicó su fuerza en unas 24 horas y es el octavo sistema en esta temporada de tormentas del Atlántico que cumple la definición de intensificación rápida y el quinto en convertirse en un gran huracán. En las últimas dos décadas, los meteorólogos han expresado una creciente preocupación por las tormentas que cobran fuerza tan rápido.

Eta es la 28va tormenta de la temporada con nombre en el Atlántico, igualando el récord de 2005. Sin embargo, es la primera vez que se emplea el nombre de la letra griega Eta porque en 2005 los meteorólogos concluyeron tras el final de la temporada que una tormenta que no fue bautizada debería haber recibido nombre.

Aún queda un mes de temporada de huracanes, hasta el 30 de noviembre. En 2005, la tormenta Zeta se formó a fines de diciembre.

NINOS AUTO REPAIR FB PROMO 1.jpg