BRAVA%20LOGO%20OFICIAL_edited.png

Policía de College Station se pronuncia después de que uno de sus agentes disparó a muerte a un presunto traficante

Ryan Stallings de 33 años murió a manos de un agente el jueves 21 de enero en horas de la madrugada, mientras que las autoridades decomisaron casi medio millón de dólares entre mercancía y dinero en efectivo

CSPD ACCIDENT.jpg

Miércoles 27 de Enero de 2021 3:47 PM

Por Redacción

  • Facebook
  • Twitter
  • YouTube
  • Instagram

College Station, Texas.- Este miércoles 27 de Enero y casi una semana después de la muerte de Ryan Stallings, el Departamento de Policía de College Station (CSPD por sus siglas en inglés), emitió un comunicado de prensa donde describe los detalles del operativo que terminó con la muerte de un hombre de 33 años de edad en una de las avenidas más grandes de esta ciudad.

 

A continuación la transcripción del comunicado de CSPD:

 

El jueves 21 de enero, aproximadamente a la 1 a.m., los agentes de la Unidad de Investigaciones Especiales del Departamento de Policía de College Station (CSPD) estaban llevando a cabo la vigilancia de una persona involucrada en una investigación a largo plazo. Los investigadores tenían motivos para creer que el sospechoso, Ryan D Stallings, residente de College Station de 33 años, transportaba grandes cantidades de narcóticos en su vehículo.

 

Los oficiales de College Station realizaron una parada de tráfico en el vehículo en la cuadra 1300 de Earl Rudder Freeway y el vehículo se detuvo en un camino de entrada a la rampa al este en dirección norte entre Harvey Road y University Drive. El vehículo estaba ocupado por el conductor, Ryan Stallings, y su novia, Celeste Pérez, una residente de College Station de 26 años.

 

La parada de tráfico fue iniciada por el oficial de K-9 Matthew Newton, un veterano de ocho años del Departamento de Policía de College Station. 

 

El oficial de K-9 Newton fue asistido en la parada por investigadores de la Unidad de Investigaciones Especiales del Departamento de Policía de College Station y dos policías del Departamento de Seguridad Pública de Texas. El oficial de K-9 Newton hizo el contacto inicial con Stallings y Pérez. No hay indicios de que Stallings supiera que el oficial K-9 Newton tenía oficiales de apoyo adicionales en la escena.

 

Después de varios minutos de la parada de tráfico, y mientras los agentes tenían motivos para creer que el vehículo contenía narcóticos, Stallings y Pérez recibieron instrucciones de salir de su vehículo. 

 

Stallings admitió al oficial K-9 Newton que tenía una pistola junto a él en la consola central de su vehículo. El oficial de K-9 Newton le dio a Stallings instrucciones claras y repetidas de que no alcanzara la pistola. Después de que Pérez salió del vehículo, Stallings ignoró los repetidos comandos de salir del vehículo antes de lanzarse contra la consola central y sacar su pistola.

 

Las acciones de Stallings obligaron al oficial K-9 Newton a defenderse como fue entrenado para hacerlo en una situación así cuando su vida está amenazada de muerte inminente o lesiones corporales graves. 

 

A medida que el contacto se deterioró y Stallings sacó una pistola, los dos policías estatales en la escena también descargaron sus armas de fuego en Stallings. 

 

Stallings fue inmediatamente incapacitado por los disparos. 

 

Los oficiales llamaron inmediatamente por radio a los paramédicos para que respondieran a la escena. Mientras aseguraban el vehículo para que la escena fuera segura, los oficiales recuperaron la pistola cargada de Stallings. Aunque se convocó a los paramédicos para que prestasen ayuda, Stallings había sufrido una lesión crítica inmediata y no hubo intervención médica que pudiera reanimarlo.

 

Posteriormente, los investigadores registraron el vehículo y recuperaron una gran cantidad de narcóticos ilegales, incluidos aproximadamente 2,3 kilos de cocaína y 1,0 kilo de MDMA (comúnmente llamado éxtasis o Molly).

 

Pérez admitió tener una relación amorosa y residir en la misma dirección que Stallings. 

 

Pérez admitió haber viajado desde College Station a otra ciudad de Texas para traficar una gran cantidad de MDMA y cocaína al condado de Brazos. 

 

Pérez pudo brindar un conocimiento interno de la venta de drogas dentro del condado de Brazos que posteriormente fue corroborado mediante la ejecución de una orden de registro en su residencia en el condado de Brazos.

 

La residencia de la pareja fue registrada bajo la autoridad con una orden de cateo justo antes de las 5 a.m., de esa misma mañana.

 

Durante esta orden de registro, se localizaron al menos 400 gramos de cocaína, Adderall y THC. 

 

También se ubicó una báscula digital funcional con una sustancia blanca y material de empaque consistente con las ventas de drogas en la calle.

 

Si bien aún se están procesando los pesos y recuentos precisos de la cantidad sustancial de narcóticos recuperados de esta investigación, los valores preliminares totales incluyen aproximadamente:

 

1.0 kilo de "Molly"

3.9 kilos de cocaína

8,7 kilos de Adderall (21.673 pastillas)

0,9 kilos de Xanax (4.505 pastillas)

0,6 kilos de THC

61 cartuchos de THC

2,1 kilos de marihuana

 

Estos narcóticos tienen un peso total aproximado de más de 17 kilos, con un valor estimado en la calle de $452,800.

 

También se incautaron aproximadamente $ 10,000 en efectivo, que se cree que son producto de la venta ilegal de narcóticos.

 

Por los narcóticos ubicados en la residencia y en el vehículo, la Sra. Pérez ha sido arrestada por dos cargos de Fabricación / Entrega de una Sustancia Controlada, Grupo de Penalización 1 y tres cargos de Fabricación / Entrega de una Sustancia Controlada, Grupo de Penalización 2.

 

Con respecto al uso de la fuerza de nuestra agencia: 

Cada año, promediamos alrededor de 100.000 contactos ciudadanos, lo que lleva al uso de la fuerza unas 100 veces. 

 

Esto es aproximadamente la mitad del promedio nacional. 

 

La determinación de un oficial de usar la fuerza y ​​el nivel de fuerza usado se basan en la evaluación que hace el oficial de la situación a la luz de la totalidad de las circunstancias conocidas por el oficial en el momento en que se aplica la fuerza. 

 

La determinación se basa en lo que usaría un oficial razonablemente prudente en la misma situación o situaciones similares, en lugar de la visión perfecta en retrospectiva.

  

Debido a la naturaleza consecuente del uso de cualquier grado de fuerza, incluida la fuerza letal, nuestros oficiales reciben capacitación anual sobre nuestra Política de Uso de la Fuerza y ​​la autoridad para usar la fuerza según el Código Penal de Texas. Los empleados reciben actualizaciones legales sobre el uso de la fuerza a medida que ocurren cambios.

 

Periódicamente, brindamos capacitación adicional para reforzar la importancia de la comunicación efectiva, desescalar y fortalecer nuestro uso de técnicas adecuadas.

 

Como agencia de aplicación de la ley acreditada a nivel nacional durante casi 30 años, nos adherimos a las mejores prácticas y los más altos estándares de nuestra industria. Eso significa que revisamos continuamente nuestras políticas y prácticas para asegurarnos de que nuestros oficiales se comporten con el más alto nivel de profesionalismo e integridad.

 

Estamos inequívocamente comprometidos con la protección, el servicio y la participación proactiva con todos en nuestra comunidad.

 

El resultado de las acciones de Stallings durante esta investigación de narcóticos es trágico, y nos entristece el dolor que la familia y los amigos del fallecido deben estar sintiendo durante este momento difícil.

 

Tres agencias diferentes están llevando a cabo investigaciones simultáneas sobre este incidente: el Departamento de Policía de College Station, los Texas Rangers y la Oficina del Fiscal de Distrito del Condado de Brazos. En este momento, estos son todos los detalles que puede dar a conocer nuestra agencia. Cuando concluya nuestra investigación, se presentará a la Oficina del Fiscal de Distrito del Condado de Brazos para su revisión. 

 

Nota

La fabricación / entrega de una sustancia controlada: más de 400 gramos es el nivel más alto de ofensa para el narcótico del Grupo de Penalización 1. Este es un delito mayor de primer grado y se castiga con 15 a 99 años de prisión y una multa de hasta $ 250,000.

CLINICA HISPANA BRYAN FB PR 5.jpg