BRAVA%20LOGO%20OFICIAL_edited.png

Por qué los expertos recomiendan comer caldo de pollo después de recibir la vacuna Covid-19

La sopa de pollo es una magnífica adición nutricional, para reponernos ante los posibles efectos secundarios de la vacuna Covid-19. Esta llena de nutrientes esenciales, es sumamente hidratante y se asocia con grandes propiedades antiinflamatorias

Martes 23 de Marzo de 2021 4:30 AM

Por Medios

  • Facebook
  • Twitter
  • YouTube
  • Instagram

La vacuna COVID-19 ha llegado para darnos un poco de tranquilidad, después de las devastadoras consecuencias que ha traído un año entero de pandemia a nivel mundial.

 

Si bien las medidas de prevención siguen siendo fundamentales, actualmente muchas personas se preguntan sobre los efectos secundarios de la vacuna y también sobre las principales recomendaciones para aprovecharla al máximo. 

 

Con base en ello la pregunta de ley que se han hecho la mayoría de las personas ¿Importa la dieta? ¿El estilo de vida? La respuesta para ambas es sí.

 

Los expertos en medicina enfatizan que seguir una alimentación equilibrada que enfatice un alto consumo de frutas y verduras, es de suma relevancia. También se ha comprobado que existen determinados alimentos que son de gran ayuda para estimular al sistema inmunológico y con ello aumentan la efectividad de la vacuna. Una de las más infalibles recomendaciones es la maravillosa y reconfortante sopa de pollo. 

Es cierto que se han reportado algunos efectos secundarios leves en algunas personas, aunque la cantidad de personas que los experimentan es baja. Entre los síntomas más característicos se encuentra el cansancio, dolor de cabeza y muscular, escalofríos, fiebre y náuseas. La buena noticia es que son signos normales que anuncian el mecanismo de protección que genera el organismo, inclusive en numerosos casos algunas personas no sufren ningún tipo de efecto secundario.

La buena noticia es que a través del consumo de ciertos alimentos que brillan por sus propiedades nutricionales y medicinales, es posible disminuir cualquier síntoma y fortalecer al sistema inmune. Si bien las frutas y verduras son esenciales, también existen grandiosas alternativas de infusiones y sopas que son un gran aliado. Tal es el caso del caldo de pollo, que se ha posicionado como una de las comidas más recomendadas para consumir después de recibir la vacuna de Covid-19.

¿Por qué es tan recomendable comer caldo de pollo después de la vacuna?

 

De manera natural el cuerpo experimenta inflamación después de la vacuna. Como lo mencionamos en un inicio, según el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) es probable que algunas personas experimenten algunos efectos secundarios adversos después de la vacuna COVID 19.

 

Estos efectos son simplemente el resultado de la inflamación que se presenta como mecanismo de defensa del organismo. El cuerpo reacciona a la proteína de pico y está trabajando para combatir la infección estimulada, de tal modo que está trabajando para generar la protección ante el virus. Por lo tanto, se recomienda consumir alimentos que estimulen la inmunidad para ayudar a una pronta recuperación. 

Si bien, se cuenta con referencias médicas en las cuales se comprueba que es mucho más factible presentar algún tipo de consecuencia, después de la segunda dosis de la vacuna. Algunos ensayos clínicos señalan que los síntomas de reactogenicidad (efectos secundarios que aparecen dentro de los 7 días después de vacunarse) son comunes y pueden ir de intensidad leve a moderada.

 

Con base en lo anterior, es un hecho que la calidad de la alimentación influye en todo el proceso de vacunación. Por lo tanto diversos expertos en medicina y nutrición, recomiendan seguir una dieta antiinflamatoria sobre todo antes de recibir la primer dosis de la vacuna.

 

Este tipo de alimentación es clave para que el cuerpo se encuentre en un estado de relajación, que ayudará al sistema a recibir positivamente la vacuna. Consiste en consumir en abundancia frutas, verduras, alimentos ricos en proteínas de alto valor biológico como pescados y pollo de buena calidad, aguacate, aceite de oliva, frutos rojos, té verde, ajo, jengibre o cúrcuma.

 

Adicionalmente es importante evitar alimentos que no son limpios o son procesados, como es el caso de los refrescos, galletas, frituras, comida frita, entre otros.

Durante todo el proceso es indispensable consumir alimentos que tengan un alto contenido en aguay complementario a ello asegurar la óptima ingesta de líquidos naturales.

 

Estos son indispensables como parte de la recuperación después de recibir la vacuna. De hecho en caso de presentar cualquier síntoma los alimentos antiinflamatorios son fundamentales y el caldo de pollo es un básico, ya que no solo combate la inflamación también es increíblemente hidratante.

Si bien existen muchas versiones de sopa de pollo, lo más importante es que la base sea un buen caldo de pollo; natural y sin conservadores. También se aconseja agregar super-alimentos que potencien sus propiedades nutricionales y fortalezcan al sistema inmunológico, algunas buenas alternativas: col rizada, zanahoria, espinacas, frijoles, lentejas, papa, brócoli, cilantro, perejil, ejotes y calabacín.

De hecho se cuenta con diversas referencias que avalan las propiedades curativas del caldo de pollo, según la revista médica científica CHEST Journal, la sopa de pollo tiene un poderoso efecto medicinal y también tiene un gran efecto antiinflamatorio. De manera específica se ha descubierto que el caldo de pollo tiene propiedades curativas que influyen de gran medida en atacar las infecciones ligadas a la gripe y también nos hace menos propensos a una “baja de defensas.” 

El cartílago de los huesos de pollo reduce el dolor articular y la inflamación, debido a que posee sulfato de condroitina, glucosamina y otros compuestos. También influye su alto contenido en potentes aminoácidos: glicina, prolina y arginina, que tienen un fuerte efecto antiinflamatorio. Es una comida cálida y muy reconfortante, perfecta para llenarnos de nutrientes esenciales e hidratación sin afectar el funcionamiento digestivo.

 

De tal modo que no cabe duda: un tazón de caldo de pollo con abundantes vegetales, es el mejor alimento que podemos consumir en esos momentos de debilidad  y fatiga que suelen relacionarse con la aplicación de la vacuna. 

ELMUNDO DEL TACO 2-Jan20.jpg