BRAVA%20LOGO%20OFICIAL_edited.png

Una pareja de Florida denunció

que fue a hacerse la prueba del coronavirus

Pero debido a las largas filas decidieron abandonar el lugar horas más tarde sin que les hicieran el test. Semanas después los llamaron a decirles que estaban contagiados.

Lunes  27 de Julio de 2020 5:40 PM

Por Redacción

  • Facebook
  • Twitter
  • YouTube
  • Instagram

Una pareja de Florida no deja de mostrar su asombro ante los resultados positivos de las pruebas de coronavirus que jamás llegaron a hacerse, indicando que algo debe estar marchando mal dentro del Departamento de Salud del estado.

La pareja de inmigrantes hispanos, a quienes llamaremos Pedro y María, porque han preferido ocultar su identidad ante la denuncia presentada, cuenta que a principios de julio ambos comenzaron a presentar algunos síntomas relacionados con el covid-19, luego de haber estado en una reunión social en la ciudad de West Palm Beach, Florida, donde residen.

"Estuvimos en un asado con unos amigos por la celebración del Día de la Independencia. Todo el tiempo permanecimos en un patio al aire libre, pero no todos los presentes tenían tapabocas y por momentos era muy difícil conservar el distanciamiento social", dijo ella.

La pareja sabía que era posible que se hubiera contagiado con el coronavirus, razón por la que días más tarde, decidió ir a uno de los sitios donde hacen pruebas y verificar si sus sospechas eran reales.

"Ambos tuvimos fiebre, dolor en el pecho, diarrea y mucho cansancio", indicó ella, señalando que el día que decidieron realizarse la prueba, se levantaron muy temprano, pues sabían de antemano de las largas filas y las demoras en el proceso.

María dijo que antes de las 7 de la mañana ya estaban en el sitio, pero que incluso a esa hora ya había una larga congestión de vehículos, razón por la que asumieron que la espera sería de horas.

"Tras casi 3 horas en la fila, por fin pudimos registrarnos con una enfermera que tomó nuestros datos personales y que nos preguntó cuántas personas nos haríamos la prueba. Esa persona nos dijo que alistáramos nuestras identificaciones y las pusiéramos en el parabrisas por dentro, para que el personal médico pudiera llenar los formularios respectivos", dijo ella.

Pero mientras seguían esperando a que los atendieran, su esposo comenzó a sentirse muy enfermo, indicando que tenía que ir al baño y que prefería regresar a casa.

"Me dijo que él no quería esperar en el carro otro par de horas, además que lo más probable era que sí tuviéramos el covid-19 y que lo mejor era cuidarnos y no exponernos más afuera", señaló ella, añadiendo que al verlo tan mal, aceptó que regresaran a su vivienda.

La pareja entonces abandonó el lugar de las pruebas sin que en ningún momento hubieran tenido contacto con el personal médico encargado de las mismas.

La condición de salud de ambos fue mejorando con el paso de los días y sus síntomas fueron desapareciendo gradualmente."Nos cuidamos mucho durante un par de semanas, sin salir de casa, sin tomar nada frío, ejercitándonos en la medida de nuestras posibilidades e intentando mantener nuestro sistema inmunológico fuerte.

Así, poco a poco, comenzamos a sentirnos mejor", dijo ella.

Una llamada inesperada

Pero el 23 de julio, Pedro recibió una llamada que no esperaba.

"Me dijeron que mi prueba de covid-19 había salido positiva. Yo les conté que nunca me la había hecho, pero ellos me dijeron que en los récords aparecía que había ido el 8 de julio al sitio donde realmente habíamos estado por horas".

Pedro manifestó que a pesar de explicarle a la mujer que lo llamaba del error cometido, esta se empeñaba en decirle que ella tenía la constancia por escrito de que sí había estado en aquel lugar.

CARNICERÍA CASTAÑEDA.jpg