top of page

Greg Abbott toma posesión de su tercer mandato como gobernador de Texas

Actualizado: 17 ene

Greg Abbott (R) y Dan Patrick (R) prestan juramento para su tercer mandato este martes




AP

AUSTIN, Texas.- El gobernador de Texas, Greg Abbott, prometió aulas más seguras el martes sin mencionar el tiroteo en la escuela primaria Robb, en Uvalde, al comenzar un tercer mandato sin precedentes que pone al republicano en línea para seguir siendo una figura nacional en ascenso.


Su discurso inaugural fuera del Capitolio de Texas no incluyó medidas de políticas específicas después de que un hombre armado con un rifle estilo AR-15 matara a 19 niños y dos maestras en la escuela de Uvalde. La tragedia de mayo se vio agravada por una respuesta policial vacilante que sigue bajo investigación y ha llevado a la renuncia de varios oficiales.


Abbott se refirió a la salud mental y aseguró una acción rápida, aunque aún indeterminada, al comenzar su noveno año en el cargo. Rechazó los pedidos de restricciones de armas más estrictas durante su campaña de reelección y es dudoso que la Legislatura controlada por el Partido Republicano aumente la edad mínima para comprar rifles estilo AR-15 de 18 a 21 años, lo que se ha convertido en una de las mayores demandas de las familias de Uvalde.


“Los padres deben saber que sus hijos están seguros cuando los dejan todas las mañanas”, dijo Abbott.


Fue una pausa en un discurso optimista que retrató a Texas como un gigante económico próspero y en auge. El estado recientemente superó los 30 millones de residentes y los legisladores están comenzando este año con un superávit presupuestario de $32,000 millones, una reserva mayor que lo que otros estados gastan en total de los fondos generales anuales.


También se observará de cerca si Abbott, de 65 años, tiene ambiciones presidenciales en 2024. Su principal estratega político dijo en noviembre que no habían discutido la posibilidad, pero Abbott nunca cerró la puerta a una candidatura a la Casa Blanca.


A corto plazo, el control de Abbott sobre Texas rara vez ha parecido más estricto: logró la reelección con una victoria contundente sobre el demócrata Beto O'Rourke, haciendo retroceder a quienes criticaron su manejo del tiroteo de Uvalde, el colapso invernal mortal de la red eléctrica del estado y su firma a una prohibición del aborto sin excepciones en casos de violación o incesto.


A nivel nacional, Abbott ha tomado el manto de su partido en las medidas de inmigración de línea dura en medio de una disputa con el gobierno de Biden sobre un número récord de inmigrantes que cruzan la frontera entre Estados Unidos y México. Continúa transportando a inmigrantes a ciudades con alcaldes demócratas y presidiendo una operación de seguridad fronteriza de $4,000 millones.


“Con el gobierno de Biden desaparecido en acción, Texas está utilizando todas las herramientas para proteger nuestro estado”, dijo.


La nueva sesión legislativa de Texas es la primera desde que los demócratas huyeron del Capitolio estatal a Washington, D.C., en 2021 en una dramática ruptura del quórum para retrasar temporalmente la aprobación de nuevas restricciones electorales durante semanas. Los demócratas siguen siendo ampliamente superados en número en la Legislatura y tienen poca capacidad para detener la agenda de Abbott, pero se mostraron optimistas el martes.


“En la medida en que el gobernador y otros líderes se centren en esos temas básicos como la educación, el empleo y la infraestructura, creo que hay muchas oportunidades para el trabajo bipartidista”, dijo el representante estatal Chris Turner, quien fue el líder demócrata de la Cámara cuando su caucus huyó a Washington.

3 visualizaciones0 comentarios
bottom of page