top of page

Legislatura de Texas debate legalizar las apuestas: mayoría de texanos están a favor

Este tipo de actividad está prohibidas por la constitución de Texas


Austin — Una abrumadora mayoría de texanos está a favor de ampliar la gama de apuestas permitidas en Texas.


Nada más no apueste a que los legisladores las legalizarán en esta sesión legislativa.


La encuesta fue realizada por la Escuela Hobby de Asuntos Públicos de la Universidad de Houston entre el 9 y 19 de enero.


En ella, el 75% de los consultados dijo apoyar una enmienda constitucional propuesta por la senadora Carol Alvarado, demócrata por Houston, para legalizar las apuestas deportivas y permitir hasta cuatro complejos turísticos de lujo.


El 41% de los encuestados dio un firme apoyo a la propuesta de Alvarado, mientras que el 34% le dio un apoyo moderado.


Otro 25% se pronunció en contra de la propuesta, y 13% manifestó una fuerte oposición.

Además, el 69% de los cristianos renacidos y el 61% de los protestantes evangélicos apoyaron la propuesta de enmienda constitucional de Alvarado.


En la encuesta fueron consultadas 1,200 personas en inglés y en español.


Aunque en esta sesión hay otra campaña a favor de expandir las apuestas en Texas, y pese a las encuestas que muestran que la población apoya la idea, las propuestas para legalizar más formas de juegos de azar siempre enfrentan una batalla cuesta arriba en una Legislatura donde los republicanos son mayoría.


Otra cosa que dificulta la adopción de la propuesta es que las apuestas están prohibidas por la constitución de Texas.


Qué se debe hacer para legalizar las apuestas


Para legalizar las apuestas se necesitaría aprobar dos medidas: una resolución para enmendar la constitución, y un proyecto de ley que desglose los detalles de la otorgación de licencias y un marco regulatorio.


Las enmiendas constitucionales requieren de dos tercios de los votos para su aprobación tanto en la Cámara de Representantes como en el Senado.


Después la ciudadanía tendría la última palabra.


El cabildeo a favor de la legalización se ha intensificado.


El año pasado, Las Vegas Sands aportó por lo menos $3 millones para docenas de legisladores y grupos legislativos.


Sands y sus comités de acción política y entidades afines dieron más de la mitad —$1.7 millones— a republicanos.


Hasta la segunda semana de la sesión legislativa de este año, Las Vegas Sands había contratado a por lo menos 63 cabilderos, más que cualquier otra compañía o entidad.


La compañía y sus afiliados se han comprometido a pagar a sus cabilderos un mínimo de $5.9 millones este año, según información de la Comisión de Ética de Texas.


Ampliar las apuestas en Texas, especialmente permitir varios complejos del tipo casino-resort, es un asunto de alto impacto no solo porque crearía una nueva fuente de ingresos para el estado sino también, afirman sus proponentes, porque cambiaría las reglas del juego para el turismo y el desarrollo económico.


El propietario de los Mavericks de Dallas, Mark Cuban, recientemente confesó aThe Dallas Morning News que su nueva meta es construir un nuevo arena en medio de un casino-resort en sociedad con Las Vegas Sands.


“Esa es la misión”, dijo Cuban en diciembre.


Otros propietarios multimillonarios de equipos deportivos profesionales en el estado, entre ellos el dueño de los Dallas Cowboys Jerry Jones, están gestionando para que se legalicen las apuestas deportivas digitales.


Algunos líderes republicanos han ablandado su postura.

Aunque en años pasados el gobernador Greg Abbott se había resistido a relajar las leyes que regulan los juegos de azar, el otoño pasado su vocera, Renae Eze, dijo al Houston Chronicle que el gobernador estaba abierto a ampliar las apuestas.


Este mes, el coordinador de la Cámara de Representantes Dade Phelan, republicano por Beaumont, dijo a los reporteros que estaba abierto a traer casino-resorts a Texas.


Pero advirtió que no quería ver máquinas tragamonedas en las tiendas de paso.


Aun así, todavía queda por remontar el obstáculo del vicegobernador Dan Patrick, presidente del Senado.


En diciembre Patrick dijo a KXAN-TV de Austin que él no ve “ningún movimiento” al respecto.

2 visualizaciones0 comentarios

Comentarios


bottom of page