BRAVA%20LOGO%20OFICIAL_edited.png

COLUMNA DE OPINIÓN 

Trump y sus múltiples incoherencias

Por Valdomero Valdez, PHD

  • Facebook
  • Twitter
  • YouTube
  • Instagram

Hablar de política o religión siempre crea controversia debido a los diferentes puntos de vista entre nuestros amigos y familiares como también en nuestra sociedad.  Sin embargo, hay temas que se tienen que abordar porque forman parte del tejido de nuestra sociedad.

 

La cuestión política siempre implica un mínimo de dos puntos de vista diferentes.  Una moneda siempre tiene dos caras.  La izquierda defiende sus ideales a capa y espada y los de la derecha defienden una economía abierta sin importar que muchos ciudadanos no puedan disfrutar de esos beneficios.  Claro, este es un tema para otro ensayo.

 

Esta vez quiero hablarles del presidente Donald Trump y sus muchas limitaciones mentales. Para empezar este señor no puede mantener una conversación coherente con ningún medio de comunicación.  El señor no solamente no está informado, tampoco le interesa estarlo.  Su primordial objetivo siempre es acaudalar más fortuna y jactarse que es el hombre más inteligente del planeta, el mejor regalo que nuestro Dios nos ha mandado para nuestro bienestar y saber lo que es bueno.

 

Cuando Trump se postuló como candidato a la presidencia de los Estados Unidos, jamás pensó que iba a ganar. Su candidatura fue una estrategia para catapultar sus negocios y así enriquecerse más. 

 

«No es un político de profesión,

ni le interesa serlo« 

 

Realmente ignora estos temas y jamás se profundizará en una discusión seria porque no tiene esa capacidad.  En cuestiones de política, por darles un ejemplo muy sencillo, es como el tipo que sabe apenas suficiente francés para decir un par de fases. Los que lo escuchan creen que sabe francés y empiezan a responderle en francés.  Al tipo se le acaba el poco francés que sabe y queda en ridículo.  Por eso no hay que buscarle tres pies al gato. 

 

Sin embargo, tratando de entender su respuesta y comportamiento el interlocutor se da cuenta muy pronto de las limitaciones del señor pero él no, y sigue poniéndose en evidencia.  Cuando se siente realmente perdido empieza a ponerles sobrenombres a sus opositores y entonces quien lo entrevista se da cuenta que tener una conversación sensata con él es como ir contra viento y marea.   

 

Donald Trump es un tipo que debido a su ignorancia política utiliza a las ideas de otros políticos. Esas ideas las hace suyas y navega con una bandera que no le corresponde.  La ignorancia es atrevida.  Donald Trump se adhiere al grupo que está en el poder porque así sacará ventaja económica.  Por ahora está aliado con los republicanos, pero en tiempos pasados se consideraba demócrata.

 

Y bueno, tanto va el cántaro al agua hasta que se quiebra. Así se postuló como el candidato republicano a la presidencia de Estados Unidos y posteriormente en presidente electo número 45.

 

Nunca en la historia política de los Estados Unidos había habido un presidente tan corrupto, tan negativo y tan divisivo para su pueblo. El pueblo norte americano se encuentra sumergido en esta división, división que Donald Trump pregona y fomenta diariamente. Sin embargo, tiene una base de extrema derecha que lo sigue sin importar que sus opiniones sean retrógradas, que no estén basados en hechos reales y menos en la ciencia. 

 

Pero esto no termina allí. Debido a que él (Trump) es un multimillonario que no escatimaría su influencia política en dañar a cualquiera que le lleve la contraria, los republicanos le tienen miedo pavor, los tiene amedrentados. Este hecho aunado a que los republicanos tienen una mayoría en el senado, les ayuda a pasar leyes que benefician a los ricos y empobrecen más a los más pobres. Debido a esto, uno podría suponer que los que votan por el partido republicano son inmensamente ricos. Falso, esto no es así. La mayoría vive como el resto de los ciudadanos estadounidense, pasando necesidades.  Este siempre ha sido el caso de los republicanos. De alguna manera están aliados con los ricos y les conceden evadir impuestos que la mayoría de los ciudadanos tenemos que pagar.  Con decirles que durante su primer año como mandatario Trump solamente pagó 750 dólares de impuestos federales. Hasta los individuos con los trabajos menos remunerados pagan más que eso.  Este tipo supuestamente gana millones de dólares cada año.  

 

Realmente sobre este señor se podrían decir tantas cosas negativas; como que es un tipo muy negativo, mentiroso, repugnante, sicofante, depredador sexual, etcétera, etcétera, pero como mencioné en la introducción de este artículo, una moneda siempre tiene dos caras. Todos tenemos derecho a nuestra opinión y bueno, ésta es la mía.

 

Invitamos a nuestros seguidores a dar la bienvenida al doctor Valdomero Váldez, quien se incorpora a nuestra empresa periodística y estará colaborando con una Columna de Opinión sobre temas internacionales, naciones, estatales, locales, y diversas índoles. Cuenta con un doctorado en educación por parte de la universidad Texas A&M, fue maestro en escuelas locales de Bryan, e impartió cursos en Texas A&M.